Una mariposa nocturna

Una mariposa nocturna malherida de tanta indiferencia se posa en lo alto de un semáforo descompuesto. Mientras el rocío refresca sus alas agotadas, una mirada furtiva proveniente de un balcón cura en el instante su anonimato. La mirada pertenece a Cloe, quien no por ser su dueña la valora demasiado. Sus pensamientos no guardan relación directa con el paisaje nocturno de la ciudad humedecida, aunque seguramente la imágenes actúan como potenciador de sus melancólicos sentimientos. No sufre, porque se niega a ese sentimiento, pero el motivo y el paisaje hacen fuerza…

 

Deja un comentario