Tratarme mejor

– ¿Cómo puedo hacer para tratarme mejor? – pensó mientras armaba su bocado con una aceituna negra conservada en aceite, un trozo de queso romanino estacionado, un trozo de nuez, y un trozo de pan levemente tostado para hacer crujiente su corteza. Se deleitaba revolviendo en su boca esa mezcla de texturas y sabores finamente equilibrados, pasando de los molares a la lengua y a los molares de nuevo, que en su mecánico accionar liberaban mordida tras mordida los exquisitos sabores individuales que la lengua unía en una mixtura superior a la suma de los componentes.

A pesar de todo, el señor Mucau aún continuaba pensando que se trataba mal.

Satié continuaba sonando.

 

Deja un comentario