Mucau (2)

Comienza en Mucau (1)

La ansiedad lo devoraba. No sabía a cuál de sus impulsos atender primero ¿Tocar, leer el manual, desembalar? Sus ojos se clavaron un instante en el reloj que estaba sobre la pared de la izquierda. Era temprano para almorzar pero de pronto le dió hambre.

 …

Varias sensaciones impactaron mi mente en forma simultánea, sumando entre todas una potencia perturbadora que muy pocas veces volvería a sentir en mi vida. Temperatura, aire, olores complejos, mucha información visual, sonidos sutiles. Mi mente se inició en un estado de frenesí, etiquetando, asociando, ordenando lo que inmediatamente percibí como los primeros bloques de una inmensa construcción abstracta que jamás estaría terminada. De alguna manera que aún no aún no estaba bajo mi control surgió de ese caos inicial un concepto: “nacimiento”. Bastante tiempo después logré comprender su significado.

Había poco movimiento en mi entorno. Un millar de pequeñas motas de polvo descubiertas por los rayos de luz que se filtraban por la ventana, se movían lentamente al azar de imperceptibles fluctuaciones en el aire. Dos párpados frente a mi bajaban para volver a subir inmediatamente a intervalos más o menos regulares. Su ritmo guardaba relación con el aire que ingresaba y salía de la nariz que estaba en medio. Reconocí a un ser semejante a mí que tenía su mirada clavada en mis propios ojos. Pude percibir una similitud entre su actitud y la mía, ambos intentábamos con mucho esfuerzo comprender el instante que estábamos viviendo. -Probablemente estemos en la misma situación- pensé. Poco a poco fui notando las diferencias. Sus mejillas comenzaron a manifestar una muy débil contracción que lentamente fue creciendo mientras otros músculos del rostro se le sumaban en el origen de una sonrisa. De nuevo sin entender por qué, mi propio rostro reprodujo esos mismos movimientos. Entonces la sonrisa de enfrente se hizo más importante, los labios dejaron ver unos dientes blancos que antes ocultaban, y pronto unos pocos sonidos se sumaron. Más tarde supe que eso era alegría.

(continuará…)

 

Deja un comentario