Mistura

El mundo marcha lenta e inexorablemente hacia una convivencia pluriétnica. Cada vez es más común ver en las grandes metrópolis personas de todos los colores, credos e ideas. Las corrientes migratorias, ya sean masivas, grupales o individuales, no se detienen. Nada va a contenerlo.

Es una pena que aún haya tantas personas que nieguen esta realidad y opongan resistencia. Especialmente quienes acceden a puestos de gobierno, conducción o liderazgo. Sería mucho más provechoso invertir energía en aprender a disfrutar de la diversidad.

 

Un comentario en “Mistura”

Deja un comentario