Los momentos son enormes

Entran un montón de cosas, si uno presta atención.

Por ejemplo, en un instante de una buena cena pueden entrar los sabores del exquisito plato que estás saboreando, el pan integral que usaste para acompañarlo, uno de los temas de tu música favorita, la compañía que elegiste, que siempre es la mejor, el aire templado que te rodea, el agradable cansancio que antecede al descanso, cuando la mente se relaja y le deja más espacio al disfrute.

Y puede haber más, si nos tomamos el tiempo de apreciarlo.

 

Deja un comentario