La nueva utopía del omsicar

Se ha hablado y se habla mucho de globalización. Sin duda Internet está haciendo un gran aporte a este fenómeno. La globalización produce el encuentro de razas y culturas diferentes, y en ocasiones las mezcla como en una licuadora.

A pesar de eso todavía hoy persiste el racismo, expresado en múltiples variantes de cierto grupo social o etnia hacia otro.

Por otro lado me resulta muy estimulante ver cómo en diversas regiones, cuyos límites tienen cada vez menos que ver con la división política y geográfica y más con la cultural, se boga por preservar y cultivar la identidad histórica y cultural.

Esta es para mí la nueva utopía: un mundo hiperconectado donde diversos grupos sociales  mantienen su cultura, su sabiduría y aportan lo suyo a esta amalgama que cada individuo vivencia de forma distinta.

Yo me siento en el extremo opuesto del racismo, porque no solo no me producen aversión o desprecio las personas de otras razas o culturas, sino que me despiertan sumo interés por saber cómo son, cómo viven, cómo interpretan su mundo, cuál es su escala de valores…  conocer su cosmovisión.

Si no existe un vocablo que exprese lo opuesto al racismo, deberíamos crearlo, tal vez omsicar*.

 

* si algún perezoso no se tomó el trabajo de intrepretarlo, lea omsicar al revés.

 

Deja un comentario