El bien y el mal definen por penal

¿Qué está bien y qué está mal? ¿Por qué?
Las creencias dependen mucho del lugar o la cultura en la que uno nace. La religión, por ejemplo, depende del país y la época en que naciste. Un par de siglos atrás, haber nacido en Europa o en Asia habría determinado cuál sería tu fe. Durante mucho tiempo esto fue incuestionable, pero la globalización está cambiando eso poco a poco. Hoy vivimos una época en la que los valores se pueden cambiar a elección. La oferta de verdades está a la orden del día.

Todos buscamos un discurso que nos salve. Tal vez no sea posible vivir sin creencias.
Necesitamos una escala de valores frente a tanto valor cuestionado. 
Un rumbo, una guía. 
Unas reglas de juego que sirvan para algo.
Hoy no importa mucho si viene de un dogma milenario, de una religión recién creada, de una pseudociencia, de un club de fútbol, un delirante o una estrella pop. 

Y yo me pregunto que saldrá de esta mistura.
¿Ganará la crueldad o la empatía? 
¿Qué piensan los jóvenes que piensan?

 

Deja un comentario